Constantino Salinas

Share

csalinasConstantino Salinas Jaca (1886-1966); médico, político, sindicalista, escritor, humanista, masón y mucho más.

Su Intensa y apasionante vida, hoy apenas un leve apunte en la larga historia del Viejo Reyno (de Navarra), merece ser rescatada del olvido colectivo.

Constantino nació en Alsasua, Navarra, una villa a la que siempre se sintió íntimamente unido y a la que retornó una vez concluida la carrera de medicina en Zaragoza. En ella ejerció como médico hasta la Guerra Civil, compatibilizando dicha profesión con diversos cargos políticos locales y provinciales. Miembro del PSOE, fue elegido teniente de alcalde de Alsasua y con el advenimiento de la II República española, nombrado el 25 de abril de 1931 presidente de la Comisión Gestora de Navarra que sustituyó a la Diputación Foral.

El Dr. Salinas recibió la luz en la Logia Ibérica nº 7 en los Valles de Madrid en octubre de 1923, adoptando el nombre simbólico de Alsasua. La ceremonia se realizó por comunicación, oficiando como actuante el hermano Ángel Galé, autorizado por el Taller y que había sido iniciado en la Logia Resolución de Sangüesa en 1888. Constantino fue pasado el grado de Compañero en septiembre de 1924 pero no se tiene constancia de su exaltación al grado de Maestro, aunque es algo que cabe concluir por su tiempo de pertenencia en la Orden y activa participación en la misma. Existe prueba documental del proselitismo desarrollado por Constantino en su villa natal y del interés de la Logia Ibérica en formar un triángulo en esa localidad, resultando infructuosos todos los intentos.

El nombre de Constantino Salinas aparece como integrante del Triángulo Ciencia en los Valles de Vitoria, en los cuadros Lógicos de agosto de 1926 y agosto de 1927 y se sabe que dicho triángulo seguía activo a principio de 1931 aunque nuestro personaje no aparece ya en él.

Constantino demostró ser un hombre tenaz y comprometido: al triunfar el golpe de estado del 18 de julio de 1936, huyó a San Sebastián y de allí a Bilbao donde ejerció como Director General de Hospitales de Euskadi. Al ser ocupado el País Vasco se trasladó a Santander, donde siguió ejerciendo como médico logrando huir del cerco en un barco en el último minuto, pasando a Francia y de allí de nuevo a zona republicana en Cataluña, donde prosiguió activamente su participación en la contienda. Al concluir la Guerra Civil se exilió en Narbona, Francia de donde debió huir de nuevo en 1941 con la ocupación nazi de ese país durante la Segunda Guerra Mundial.

Recaló finalmente en Argentina, donde ejerció como médico y formó parte de diversas asociaciones republicanas en el exilio, entre ellas el Consejo de Navarra en 1945. Fue en esos años cuando desarrolló su faceta de escritor, publicando las obras en prosa “Allá en la Patagonia” y “La bandera española”, en verso “Las montañas de Navarra” y la obra de teatro “Sepulcros blanqueados”.

El cinco de mayo de 1945 en Madrid, el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo lo condenó a doce años y un día de reclusión menor por sus actividades masónicas, encontrándose en rebeldía e ignorado paradero.

Constantino Salinas Jaca falleció en Buenos Aires el 14 de octubre de 1966 y sus cenizas fueron trasladas al panteón familiar en Alsasua algunos años más tarde en medio de la más absoluta indiferencia general. Sus paisanos quisieron honrar su memoria hace unos años otorgando su nombre al centro médico de la villa.

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *